El Museo Atlántico de Lanzarote abrió  sus puertas al mundo convirtiéndose en el primer museo de arte submarino de Europa.