Richies place

 

Prof. máxima: 34m

Dificultad: básico

 

Tras unos minutos de navegación, amarraremos el barco a la línea de boyas, y descenderemos hasta los 15m de profundidad. Ya en el fondo enseguida podremos localizar la pared donde se desarrolla esta inmersión.

 
 

Dependiendo de la corriente podremos elegir una dirección u otra, para hacerla más divertida, y en ocasiones realizarla con la corriente a favor (a la Caribeña), donde al final la embarcación nos irá a recoger. Esta opción nos permite exprimir al máximo, el tiempo en el fondo y disfrutar de los arcos, pasillos, cuevas y algunas ramas de coral naranja (Dendrophyllia ramea) que encontraremos durante el recorrido.

Ya sólo nos queda ascender por algunos de los cabos situados en la zona, hasta superficie, y concluir esta bonita inmersión.


 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

 

 

Share Button